Alto contenido de azúcar en la sangre es la sobrecarga de carbohidratos

El azúcar en la sangre es común. La mayoría de los estadounidenses lo tienen por ser un prediabetic o tener diabetes. Esto va junto con el sobrepeso u obesidad. Sus genes tienen algo que ver con el nivel de azúcar en la sangre en relación con su peso y edad, pero todos obtendrán azúcar en la sangre si consumen demasiados carbohidratos y desarrollan demasiada grasa corporal.

Es importante recordar que nuestros cuerpos no necesitan carbohidratos. Los Inuit que viven en las regiones árticas son capaces de obtener toda su nutrición, incluyendo vitaminas y minerales de comer un caribú y sin carbohidratos. Lo mismo es cierto para las tribus Samburu y Maasai en África. Nuestros cuerpos son perfectamente capaces de desarrollar azúcar en la sangre de proteínas y grasas. Cuando conseguimos nuestro azúcar en la sangre de esa manera el nivel se mantiene estable y normal. No hay subidas de azúcar en la sangre o las bajas de azucar. Ningunos ataques de dolores del hambre a menos que estemos realmente hambrientos.

La grasa corporal que acumulamos, especialmente alrededor de la cintura, y es occasionada por comer demasiados carbohidratos, de granos (Arroz), dulces y exceso de alcohol. La grasa es energía almacenada y los carbohidratos no son nada más que un alimento rápido de la energía que el cuerpo no nesecita. Muchos atletas de alto rendimiento hacen bien en las dietas de grasa y proteínas que se convierten en quemadores de grasa con un azúcar en la sangre constante. Esa es una gran fórmula para la resistencia y la capacidad de ayunaren forma y saludable. 

Comiendo demasiados carbohidratos es uno de los mayores problemas con nuestra dieta, debemos reconsiderar los problemas comunes de sobrepeso, obesidad, prediabetes y diabetes tipo 2. Convertirse en sobrepeso es comer un exceso de carbohidratos, y convertirse en obesos es una versión más extrema de eso. Prediabetes y diabetes tipo 2 son intoxicaciónes crónica de carbohidratos. Piense en esos problemas de esta manera será más fácil de decir no al pan, galletas y pasteles, helados y otros dulces, y esa segunda y tercera bebida que realmente no necesita el cuerpo.