El final de la diabetes tipo 2

Joseph E. Scherger, MD, MPH

Jason Fung, MD de la Universidad de Toronto ha tomado "la navaja de afeitar de Ockham" simplemente para el tratamiento de la diabetes tipo 2. William of Ockham (1287-1347) fue un fraile y filósofo inglés. Es famoso por postular que con problemas complejos, la hipótesis con el menor número de suposiciones suele ser correcta.

El Dr. Fung reformuló nuestra comprensión de la obesidad (The Obesity Code, 2016) argumentando persuasivamente que la obesidad es una enfermedad hormonal del exceso de insulina. Cuando comemos, especialmente carbohidratos, secretamos la hormona insulina para conducir el azúcar en la sangre a las células. La insulina es más importante una hormona de almacenamiento de grasa que bloquea la quema de grasa y hace que el exceso de azúcar se convierta en grasa a través de la lipogénesis (la producción de grasa en el cuerpo). La ingesta repetida de carbohidratos provoca niveles de insulina crónicamente altos y la acumulación constante de grasa.

Además de los beneficios de una dieta baja en carbohidratos, el Dr. Fung enfatiza la importancia del ayuno para reducir el nivel de insulina lo suficiente como para comenzar a quemar la grasa corporal. El Dr. Fung señala que nos hemos centrado solo en lo que comemos y no lo suficiente en la frecuencia con que comemos. Los humanos han pasado la mayor parte de su tiempo en la tierra comiendo solo una comida al día. Comer tres comidas al día es cultural y contribuye a la epidemia de sobrepeso y obesidad, especialmente con nuestra mayor ingesta de carbohidratos refinados.

En The Diabetes Code, el Dr. Fung promueve este mismo argumento para demostrar que el diabetes tipo 2 es causada por la resistencia a la insulina. Los médicos lo saben desde hace mucho tiempo, pero Fung aclara cómo se produce la resistencia a la insulina. La secreción repetida de insulina que causa la obesidad conduce al hígado graso y el mecanismo de protección de nuestro cuerpo a través del tiempo es volverse resistente a la insulina. Esto da como resultado el nivel alto de azúcar en la sangre de la diabetes tipo 2 (la diabetes tipo 1, una enfermedad completamente diferente, proviene del hecho de que el cuerpo pierde toda su capacidad de secretar insulina).

El Dr. Fung describe cuántos de los medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo 2, mientras que reducen el azúcar en la sangre, empeoran la enfermedad subyacente al aumentar la grasa corporal y aumentar la resistencia a la insulina. El principal culpable aquí es el uso de inyecciones de insulina. En los Estados Unidos, gastamos más de 23 mil millones de dólares en medicamentos para la diabetes tipo 2, más que los ingresos totales combinados del fútbol profesional, el béisbol y el baloncesto. En la clínica del Dr. Fung, la mayoría de los pacientes con este diabetes tienen una reversión total de los medicamentos en tres meses.

El enfoque para prevenir y revertir el diabetes que se describe en The Diabetes Code es simple. La nutrición es grasas saludables, bajos en carbohidratos y ayuno intermitente. El Dr. Fung a menudo utilizará periodos de ayuno de tres días o más para reducir los niveles de insulina y permitir que el cuerpo se recupere de la resistencia a la insulina. La nutrición saludable continúa de por vida con grasas saludables: nueces, semillas, vegetales grasos como el aguacate, pescado de calidad y carne. Se evitan todos los carbohidratos y azúcares refinados. Los períodos de ayuno de 12-16 horas se integran en la rutina diaria (manténgase hidratado y se permite el café o el té). Los adultos deben comer solo 1-2 comidas al día. Cualquier bocadillo debe ser grasa saludable y bajos en carbohidratos como nueces crudas.

Con el Código de diabetes Jason Fung MD ha proporcionado un enfoque de estilo de vida simple para prevenir y evitar lo que se ha convertido en la enfermedad crónica más costosa. La industria alimenticia y la industria farmacéutica no se entusiasmarán con su método, pero hace mucho tiempo que el público debe estar más saludable y reducir los costos de la atención médica. Si se toma en serio y universalmente, este estilo de vida podría significar el final de el diabetes tipo 2.

¿Es adicción a la comida?

Joseph E. Scherger MD, MPH

Recientemente leí el libro de 2012 escrito por la Dra. Pamela Peake titulado The Hunger Fix (Rodale). Aquí el Dr. Peake presenta consejos detallados sobre cómo superar sus "correcciones falsas" a alimentos no saludables y reemplazarlos con una "solución saludable" para una mejor nutrición y un mayor bienestar. Si siente que es adicto a los dulces y otras comidas, este libro es edificante y ofrece muchos buenos consejos.

Mi comentario, que no pretende ser una crítica de su libro, es que sabemos qué alimentos son realmente adictivos y cuáles no. El problema no es la "adicción a la comida" sino la adicción al azúcar y otros carbohidratos con alto índice glucémico. Estos son los alimentos que desencadenan los receptores de la adicción en nuestro cerebro, al igual que el alcohol y las drogas, y nos enganchan. La desintoxicación es para el azúcar y otros carbohidratos, y una vez que superas eso, ya no deseas estos alimentos no saludables y puedes disfrutar de los placeres de una sensación saludable.

Todavía tengo que conocer a una persona adicta al brócoli y otros alimentos saludables como nueces y semillas. Sin embargo, estos alimentos son satisfactorios y te sientes bien el resto del día si los comes, siempre y cuando no ingieras los dulces ni los granos. Comer saludablemente requiere disciplina ya que las tentaciones de alimentos poco saludables nos rodean. El Dr. Peake señala con razón que superar la adicción a la comida puede ser el más difícil de todos debido a nuestra cultura y la publicidad omnipresente de dulces, panes y otros alimentos a base de harina. Aquí es donde obtener una "solución saludable" se vuelve importante.

Gracias Dr. Peake.

Comentarios sobre la comida: ¿Qué diablos debería comer? Por Mark Hyman MD

Joseph E. Scherger MD, MPH

Es una noticia importante para el mundo de la nutrición saludable cuando Mark Hyman publica un nuevo libro. El Dr. Hyman es el director del Centro de Medicina Funcional de la Clínica de Cleveland y es presidente de la junta del Instituto de Medicina Funcional. Él practica y dirige el Ultra-Wellness Center en Massachusetts. Sirvió como médico personal para el presidente Bill Clinton. Tiene 17 libros anteriores, el más notable es Eat Fat, Get Thin (2016).

En comida: ¿Qué diablos debería comer? El Dr. Hyman estudia la última ciencia sobre todos los diferentes tipos de alimentos. Se centra más en los alimentos que en los macro y micronutrientes, aunque estos se discuten en detalle. Él promueve una "dieta Pegan", un término que acuñó como un cruce entre las dietas Vegana y Paleo. Mientras él declara que debemos comer principalmente plantas, comienza el libro discutiendo carne, aves y huevos.

Después de la carne, las aves de corral y los huevos, estudia productos lácteos, mariscos, verduras, frutas, grasas y aceites, frijoles, granos, nueces y semillas, azúcar y edulcorantes, y bebidas. No encontré ninguna información nueva aquí, pero tener la última ciencia de la nutrición en un solo lugar es muy útil. Luego, el Dr. Hyman analiza qué cosas debe mantener fuera de sus alimentos, como el procesamiento y los aditivos. Él hace un fuerte argumento para comer solo alimentos orgánicos cuando sea posible. A continuación, analiza qué puede agregar a su dieta, como las especias (en su mayoría buenas), la sal (con moderación) y qué condimentos, aderezos, vinagres y salsas son saludables y cuáles no.

El Dr. Hyman discute los suplementos y los que deben considerarse, pero con razón los pone en una perspectiva menor en comparación con el consumo de alimentos saludables. Las personas más sanas de la Tierra, que viven en las Zonas Azules, no requieren suplementos y comen solo los alimentos de la naturaleza.

El libro termina con una descripción de la dieta de Pegan y cómo comer para una vida sana. Él cubre cómo desintoxicarse de los azúcares y otros carbohidratos de alto índice glucémico que son adictivos. Él ofrece muchas recetas y más están disponibles en el sitio web del libro: foodthebook.com.

Mi única crítica del libro es que comienza a hablar de carne, pollo y productos lácteos y eso envía un mensaje implícito de prioridad. Como deberíamos comer principalmente plantas, creo que hubiera sido más apropiado comenzar con alimentos de origen vegetal. Como toda la información está allí, es una crítica menor.

Esta ha sido una década increíble de nuevos conocimientos y cambios en lo que constituye una nutrición saludable. Comida: ¿Qué diablos debería comer? proporciona una excelente revisión de dónde nos encontramos hoy. ¡Estoy ansioso por saber qué sigue!

Superar los problemas GI no es difícil

Recientemente leí un artículo de una revista médica sobre el manejo del síndrome del intestino irritable (SII), un trastorno gastrointestinal (GI) común. El SII, junto con el reflujo gastroesofágico (ERGE), son los trastornos gastrointestinales más comunes que sufren los adultos. ¡El artículo lo hizo sonar muy complicado!

Existen los criterios de ROME IV para los tipos de SII, SII con diarrea, SII con estreñimiento e IBS con diarrea mixta y estreñimiento. Estos tipos de SII tienen sus propios medicamentos nuevos y costosos para tratarlos, ninguno de los cuales va a la causa raíz de los problemas. Solo administran los síntomas, con una serie de efectos secundarios para tratar. Lo mismo puede decirse sobre los medicamentos para la ERGE. Ayer salió un informe que indica que el uso a largo plazo de los medicamentos PPI como Prilosec y Nexium está asociado con la muerte prematura.

Estos problemas gastrointestinales son un reflejo de disbiosis o un microbioma intestinal poco saludable. Los cien billones de bacterias en nuestro tracto gastrointestinal en gran medida determinan nuestra salud de maneras incalculables, pero especialmente nuestra salud gastrointestinal. Si tiene reflujo ácido crónico o cualquier tipo de SII, tiene un trastorno de su microbioma intestinal.

¡Su microbioma intestinal completo depende de lo que come! Es nuestra responsabilidad alimentarlo y alimentarlo bien. ¡Coma alimentos poco saludables y tendrá disbiosis! La ciencia mejor entendida solo en esta década muestra que las proteínas inflamatorias de los granos (especialmente trigo, cebada y centeno) causan disbiosis. Los aceites vegetales procesados el exceso de dulces y alcohol hacen lo mismo. Muchas personas están suspendiendo estos alimentos inflamatorios y pronto tienen un intestino sano sin GERD, sin IBS y sin más medicamentos que no son saludables a largo plazo.

Superar los problemas gastrointestinales comunes es tan simple como llevar una dieta saludable.

Para obtener más información, lea mi libro, Lean and Fit, y los libros en la sección Lectura Sugerida de este sitio web para obtener más información sobre qué constituye una dieta saludable para una buena salud gastrointestinal.

En alabanza de Michael Pollan, y una crítica

Joseph E. Scherger, MD, MPH

7 de agosto de 2017

Michael Pollan es un periodista que se ha centrado en la alimentación y la nutrición durante dos décadas. Su trabajo es tan erudito que se convirtió en profesor de periodismo en la Universidad de California, Berkeley. Su novedoso libro, The Omnivore's Dilemma (2006), exploró cómo la industria alimentaria produce en masa nuestros alimentos en formas muy distintas a simplemente comer los alimentos de la naturaleza. Incluso los grandes productores de alimentos orgánicos son culpables de aliterar nuestros alimentos para un mercado masivo. Pollan hace un llamamiento para obtener la mayor cantidad posible de alimentos de los agricultores locales que producen alimentos reales de manera natural y honrada con el tiempo. Desde que se publicó este libro, la cantidad de Mercados de agricultores ha aumentado mucho y "comer local" se convirtió en un movimiento.

Su segundo libro, In Defense of Food (2008) entra en detalles sobre lo que una persona debe comer. Aquí él distingue la comida real de lo que él llama "sustancias como alimentos". Este libro entra en gran detalle en base a su recomendación resumida, "Coma alimentos, no demasiado, principalmente plantas".

Otros libros de Michael Pollan que he leído y disfrutado son Food Rules (2009) y Cooked (2013). Sus "reglas" comienzan con "Come comida" y "No comas nada que tu bisabuela no reconozca como comida". Después de describir en reglas simples pero específicas lo que debemos comer, Pollan termina con la regla, "Está bien romper las reglas de vez en cuando".

En Cooked Pollan explora las formas en que transformamos la comida de la naturaleza a través de la cocina, con buenas y malas consecuencias. Él divide este análisis al descomponer la cocción en cuatro elementos centrales de la naturaleza: fuego, aire, agua y tierra. Elogia los métodos tradicionales con su sabiduría transmitida de generación en generación y critica los alimentos procesados e producción masiva. El libro ofrece una visión notable a través de sus viajes a la fuente de los mejores métodos de cocina.

Mi única crítica a Michael Pollan es que ama el pan. Él honra la fabricación de pan a través de los medios tradicionales de usar levadura y presionar cuidadosamente la masa. Visita una fábrica de pan en San Francisco que produce solo 250 panes por día y los vende rápidamente. También visita fabricantes de pasta que usan métodos tradicionales, y señala cómo estos son mejores que la mayoría de los productos disponibles comercialmente. Sin embargo, Pollan parece desconocer nuestra biología evolutiva de no comer pan hasta hace poco en nuestra existencia, y los problemas causados or el exceso de carbohidratos y proteínas inflamatorias. El pan hace que tengamos un microbioma no saludable con los problemas del reflujo ácido y la enfermedad inflamatoria del intestino, solo para nombrar los efectos corporales locales de comer y otros alimentos a base de harina de los granos.

Para usar la expresión de Michael Pollan aquí, el pan y otros alimentos a base de harina de granos son "sustancias similares a los alimentos" en nuestra dieta humana. Por lo tanto, no están comiendo los alimentos de la naturaleza en los que prosperamos y debemos evitarlos. De lo contrario, lea a Michael Pollan y aprenda mucho sobre la comida.

El gran debate sobre los alimentos: Mark Hyman vs Joel Fuhrman

Joseph E. Scherger, MD, MPH

Los doctores Mark Hyman (Eat Fat, Get Thin) y Joel Fuhrman (Eat To Live) son los campeones de la nutrición saludable. Ambos doctores logran resultados asombrosos con pacientes que se vuelven delgados y en forma, e invierten problemas tales como presión arterial alta, colesterol alto, azúcar en la sangre y diabetes. Ambos doctores abogan por comer los alimentos reales de la naturaleza y evitar los alimentos con azúcar y carbohidratos refinados. Ambos abogan por evitar alimentos inflamatorios como los aceites vegetales y algunos granos. Ambos abogan por limitar la proteína total para satisfacer las necesidades del cuerpo. Entonces deben abrazar la misma nutrición. No del todo, y sus diferencias son sorprendentes.

Mark Hyman recomienda una dieta rica en grasas saludables, como nueces, semillas, vegetales grasos como aguacate, huevos, carne alimentada con pasto y mariscos silvestres. Hyman recomienda una dieta muy baja en carbohidratos para mantener bajos los niveles de insulina y un nivel constante de azúcar en la sangre. Su dieta provocaría que las personas tuvieran cetosis nutricional la mayor parte del tiempo (ver mi blog sobre eso).

Joel Fuhrman es casi un vegano que promueve una dieta basada en plantas al 90% (prefiere el 100%). Él recomienda contra el consumo de mucha grasa, incluso de fuentes saludables como el aceite de oliva, nueces y semillas. Fuhrman se aferra a la idea de que comer grasa te engorda y aumenta el azúcar en la sangre. Tan inteligente como es, me sorprende que se aferre a estas ideas que han sido refutadas por la última ciencia de la nutrición. Al igual que otros veganos, es tan apasionado de comer plantas que utiliza argumentos basados n la creencia contra los alimentos de origen animal, incluso los huevos. Además, Fuhrman promueve los granos integrales como saludables, sin reconocer la carga de carbohidratos y las proteínas inflamatorias.

Para crédito de Fuhrman, su dieta conlleva un riesgo muy bajo de cáncer. Me encantan estas declaraciones en su libro, "La dieta estadounidense está diseñada para la enfermedad", "La ensalada es el plato principal", "El cáncer es una enfermedad por deficiencia de frutas y verduras". Los veganos y otros vegetarianos tienen las tasas de cáncer más bajas en los Estados Unidos, y tasas muy bajas de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Hyman argumenta que los alimentos de origen animal tienen nutrientes clave que completan una nutrición saludable para los humanos, y acepta que deberíamos comer principalmente plantas. Fuhrman deja la puerta abierta para que las personas tengan un 10% de alimentos de origen animal. No todos están dispuestos a comer una dieta "verdes y frijoles" todos los días.

Así que elige y sigue tu pasión con la comida, siempre que sea saludable. Solo coma los alimentos de la naturaleza, no necesita ninguna etiqueta de ingredientes, y estará bien acompañado de una nutrición saludable y de estar delgado y en forma.

Comentarios sobre cómo no morir por Michael Greger, MD, Flatiron Books, 2015

Joseph E. Scherger, MD, MPH

 

Estoy agradecido a un residente de medicina interna del Centro Médico Eisenhower que me instó a leer este libro. El residente sigue una dieta basada en plantas de alimentos, tal como lo recomienda el Dr. Greger, quien también es el fundador del sitio web, nutritionfacts.org. El Dr. Greger sigue la tradición de Nathan Pritikin y Dean Ornish, MD, todos los campeones de comer solo alimentos de plantas y muy bajos en grasa.

Cuando era estudiante de medicina en UCLA a principios de la década de 1970, tenía curiosidad sobre el trabajo de Nathan Pritikin y, a menudo, me preguntaba qué sucedía en el Pritikin Center en Venice, California. Sabía que estaba logrando resultados asombrosos al comer solamente alimentos vegetales enteros con muy poca grasa. Me convertí en corredor a fines de la década de 1970 y recuerdo cuando el editor de la revista Runner's World declaró que los corredores de maratón podían comer todo lo que quisieran. Cuando el famoso corredor Jim Fixx cayó muerto de un ataque cardíaco en sus 50 años, esto se atribuyó a su historia familiar (genética). Nathan Pritikin demostró que estaba equivocado en su libro, Dieta para los corredores (1985), donde hizo una crónica de muchos corredores que murieron de enfermedades cardíacas en su mejor momento al comer alimentos grasos no saludables.

El Dr. Dean Ornish en la década de 1980 dio prueba académica del trabajo de Nathan Pritikin al demostrar que una dieta basada en plantas de alimentos integrales muy baja en grasas revirtió la enfermedad coronaria, la primera vez que esto se demostró. Utilicé su libro Reversing Heart Disease (1990) con muchos pacientes.

A fines de la década de 1990, el Dr. Walter Willet de Harvard e investigador principal del Nurses 'Health Study, comenzó a demostrar que los aceites saludables como el aceite de oliva proporcionaban un beneficio adicional al mejorar los lípidos séricos, un factor importante en la enfermedad cardíaca. El Dr. Ornish recomendó que no todos los aceites indicaran que eran 100% grasos. Sin embargo, la evidencia se hizo evidente que los aceites saludables en cantidades modestas dieron un beneficio adicional y las pautas dietéticas cambiaron para ponerlos en la parte superior de la nueva pirámide de alimentos.

Después de 2000, se hizo evidente que una dieta mediterránea era excepcionalmente saludable para el corazón y quienes la seguían vivían más tiempo y con mayor salud. Las grasas en esta dieta se expandieron para incluir nueces de árbol, aguacate y pescado capturado en la naturaleza, como el salmón. Las Zonas Azules son las personas más sanas y más longevas en la tierra y la mayoría sigue este tipo de dieta que incluye grasas saludables incluso de productos animales en pequeñas cantidades (Dan Buettner, The Blue Zones, 2008). Sin embargo, la gran mayoría de la dieta se basa en alimentos integrales y vegetales, y está libre de los alimentos procesados azúcares que los estadounidenses consumimos en nuestra dieta occidental.

Encontré cierta debilidad y parcialidad en Cómo no morir. El filósofo de la ciencia de UC Berkeley, Thomas Kuhn, en The Structure of Scientific Revolutions (1962), observó que los científicos tienden a ignorar datos que no encajan en su paradigma científico. Este es el caso con el Dr. Greger. Su libro se llamaría con más precisión Cómo no alimentarse de los alimentos de los animales. Todos sus capítulos de How Not to Die ... hablan solo de alimentos basados n animales. Por ejemplo, su libro Cómo no morir por infecciones cubre todas las toxinas que se pueden encontrar en los alimentos de origen animal, no menciona que muchos alimentos vegetales se han contaminado con E. coli y otras bacterias peligrosas, y que algunos alimentos vegetales como frijoles sin lavar o sin cocinar tienen lectinas que causan enfermedades graves.

La parte más débil de How Not to Die aborda el sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo 2. Los estadounidenses han estado comiendo carne durante muchas décadas, sin embargo, estos problemas de salud son más recientes. El Dr. Greger trata de culpar a las carnes y las grasas animales por la obesidad y la diabetes, y apenas menciona el papel de los carbohidratos de alto índice glucémico, como los azúcares y los cereales, que constituyen la mayor parte de las comidas rápidas procesadas.

Para una clara visión académica de la causa predominante de sobrepeso, obesidad y diabetes tipo 2, recomiendo libros del internista de Harvard David Ludwig, MD Always Hungry (2016) y el endocrinólogo pediátrico de la UC San Francisco Robert Lustig, MD Fat Chance (2012). Los carbohidratos de alto índice glucémico, todos derivados de las plantas a través del procesamiento, son la mayor amenaza para la salud en la dieta occidental.

Dado que los carbohidratos deben limitarse a los alimentos integrales solamente, y el Dr. Greger está de acuerdo en que la ingesta de proteínas debe ser modesta y solo lo que el cuerpo necesita (alrededor del 15% de calorías), resulta claro que las grasas saludables de alimentos saludables son parte de Una dieta saludable. La aversión a la grasa nos hizo crear alimentos poco saludables como la margarina y los aceites vegetales ricos en grasas omega 6 inflamatorias, ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) que deben evitarse.

El Dr. Greger no tiene una sección sobre cómo no morir por enfermedad autoinmune. Está quedando claro que muchas enfermedades autoinmunes provienen de bacterias pequeñas del intestino delgado (SIBO o "leaky gut") que causan que las proteínas entren en nuestro torrente sanguíneo al que desarrollamos anticuerpos y luego hacemos una reacción cruzada de los tejidos. Los peores ofensores aquí son los granos como el trigo, la avena, la cebada, el centeno y el maíz, productos que constituyen gran parte de nuestra dieta directamente o en la alimentación de peces y animales. Comer tales granos resulta en un microbioma intestinal que no es saludable (disbiosis) y es la base de la enfermedad gastrointestinal y la autoinmunidad.

No tengo dudas de que el Dr. Greger está sano y que los que comen su dieta al pie de la letra también lo harán. Él recomienda solo alimentos integrales y para evitar alimentos procesados azúcares. Dado que, como dijo Paracelso, el veneno está en la dosis, la mayoría de los pacientes puede tolerar la recomendación del Dr. Greger de tres porciones pequeñas de granos al día (una porción de pan o media taza de bagel). Sin embargo, estos alimentos todavía son inflamatorios y representan un riesgo para la salud. La aversión del Dr. Gerger a la grasa hace que él recomiende solo ¼ de taza de nueces de árbol y solo 1 cucharada de semilla de linaza molida, dos de los alimentos más saludables. La evidencia muestra claramente que tanto las grasas saturadas como las grasas monoinsaturadas provenientes de alimentos silvestres reales son saludables y pueden consumirse generosamente.

Me beneficié del libro del Dr. Greger y lo recomendaré a pacientes con cáncer ya que la evidencia para revertir el cáncer es la más fuerte para comer una dieta basada en plantas de alimentos integrales. Como y recomiendo una dieta de 80-90% a base de plantas para prevenir el cáncer y mantenerme saludable, y no me preocupan las grasas de las plantas sanas como las nueces, las semillas y los aguacates. Gracias al Dr. Greger ahora estoy consumiendo ¼ de cucharadita de curry en polvo orgánico con mi desayuno para la cúrcuma y la pimienta negra.

La ciencia de la nutrición está evolucionando y eso es muy emocionante. Gano mucho de cada libro que leo, teniendo cuidado de leer solo autores que tienen una base científica y no tienen un sesgo comercial. Somos lo que comemos y es muy gratificante aprender más y estar abiertos a nuevas posibilidades. Dean Ornish recomienda el salmón silvestre en su libro más reciente, The Spectrum (2007). Espero que el Dr. Greger expanda su ciencia para mirar honestamente las grasas saludables y las comidas saludables de todas las fuentes.

Comentarios sobre Perfect Health Diet por Paul y Shou-Ching Jaminet

Joseph E. Scherger, MD, MPH

 

Un estudiante de Stanford interesado en la nutrición me dijo que Perfect Health Diet, de Paul y Shou-Ching Jaminet, de Cambridge, MA, la influenció a comer saludablemente. Este libro fue publicado en 2012 por Scribner y los Jaminets tienen un gran número de seguidores en su sitio web y organizan eventos frecuentes. Ambos son científicos de doctorado en otros campos, pero optaron por sumergirse profundamente en la ciencia de los alimentos. Su enfoque se asemeja más a una dieta Paleo y tiene un 65% de plantas y un 35% de carne y aceites.

La dieta de salud perfecta (PHD) se resume en este diagrama de manzana:

 

foodchart.png

Si bien estoy de acuerdo en que esta dieta es muy saludable al evitar los alimentos procesados, los cereales y los dulces, considero que el PHD no es perfecto. Los Jaminets promueven fuertemente los "almidones seguros", incluyendo el arroz blanco y las papas blancas. Estos se mencionan mucho más a menudo que las verduras verdes. No se menciona a las verduras crucíferas como el brócoli. La ciencia detrás de su promoción de estos almidones es débil. Critican las dietas bajas en carbohidratos y las dietas cetogénicas a pesar de que su dieta es una versión más ligera de estos. Muchos de sus ejemplos de casos son personas que siguieron dietas muy bajas en carbohidratos y cetogénicas, pero se sintieron mejor en el PHD.

Su discusión sobre el rendimiento deportivo aún se basa en carbohidratos e ignora la ciencia detrás de la cetosis nutricional, como el trabajo de Jeff Volek, Stephen Phinney y Eric Westman (ver mis blogs anteriores y lectura sugerida en mi sitio web, leanandfitlife.com).

Los Jaminets no describen con precisión las causas de la obesidad, más enfocados en los aceites procesados mega 6 que en la abundancia de carbohidratos que provocan hambre, sobrepeso, obesidad y diabetes tipo 2.

Su tratamiento para la prevención del cáncer es débil e ignora el papel de una dieta más vegana para prevenir e incluso revertir el cáncer, especialmente las verduras crucíferas.

Lo más importante es que los Jaminets no abordan el problema de que gran parte de nuestra carne y otros productos animales son inflamatorios para nuestros cuerpos debido a la práctica moderna de alimentar a los animales con maíz y otros granos en lugar de sus alimentos naturales. No enfatizan la importancia de la carne alimentada con pasto y el pescado capturado en el medio silvestre. No abordan los problemas de la contaminación por arsénico en la contaminación por arroz y mercurio en los peces.

En general, el PHD es saludable pero está lejos de ser perfecto. Teniendo en cuenta todos los factores actuales en nuestro suministro de alimentos moderno, sugiero que una dieta que esté más cerca de 80-90% basada en plantas sería más saludable. Las grasas naturales provenientes de nueces, semillas, aceites saludables y pescado silvestre deben promoverse como alimentos diarios. Estoy de acuerdo con la recomendación de PHD de aproximadamente 15% de proteína en la dieta, pero también recomendaría que los carbohidratos de las frutas y verduras completas sean aproximadamente el 15% de las calorías.

Al igual que la mayoría de los autores de libros de nutrición de hoy, los Jaminets creen que su dieta es correcta y que todos los demás están equivocados. Esto es desafortunado e impide que la comunidad de autores de nutrición saludable se reúnan y compartan ideas honestamente. Todavía tenemos mucho que aprender y nadie podría conocer una "dieta de salud perfecta", incluso si alguna vez existiera tal cosa. Los líderes del Instituto de Medicina Funcional (functionalmedicine.org) están haciendo un buen trabajo al monitorear la ciencia y al revisar sus recomendaciones de dieta basadas en nuevos conocimientos. No hay lugar para la arrogancia y la comunidad de nutrición saludable debe ser de humildad y compartir.

Revertir el deterioro cognitivo: ¿el final de la enfermedad de Alzheimer?

Joseph E. Scherger, MD, MPH

El cincuenta por ciento de los estadounidenses tendrá demencia a los 85 años. Esta es una epidemia creciente. El deterioro cognitivo comienza mucho antes. Ahora sabemos la causa. Demasiada cantidad de azúcar y otros carbohidratos en nuestra dieta y un estilo de vida poco saludable con mucho estrés, falta de ejercicio, falta de sueño y falta de estimulación cerebral derecha.

Dos libros aparecieron en el verano de 2017 a cargo de destacados neurólogos académicos que son capaces de revertir el deterioro cognitivo e incluso la enfermedad de Alzheimer en etapas tempranas y medias. Sus protocolos son similares, basados n la nutrición principal y el cambio de estilo de vida. Estos resultados para una enfermedad que se consideró intratable son un cambio de juego.

Dale Bredesen, MD es profesor de neurología en la UCLA y presidente fundador del Buck Institute for Research on Aging. Su protocolo para prevenir y revertir el deterioro cognitivo se llama ReCODE (disminución cognitiva inversa). Su libro es El fin de la enfermedad de Alzheimer (Avery, 2017). ReCODE utiliza al menos 12 horas de ayuno diario para lograr la cetosis nutricional y una dieta mediterránea saludable de frutas secas, semillas, verduras, incluyendo aguacate, aceite de oliva y pescado silvestre. El libro cubre alimentos en detalle, junto con los suplementos que recomienda. Otras partes del protocolo son el ejercicio, el sueño y la reducción del estrés. Los hallazgos de la investigación del Dr. Bredesen que revierten la enfermedad de Alzheimer se han publicado desde el "paciente cero" en 2014.

Dale Sherzai, MD y Ayesha Sherzai, MD son neurólogos marido y mujer en la Universidad de Loma Linda. Son codirectores del Programa de Prevención de la Enfermedad Cerebral y el Alzhéimer en el Centro Médico de la Universidad de Loma Linda. Su nuevo libro es The Alzheimer's Solution (Harper One, 2017). Su protocolo NEURO es muy similar a ReCODE y utiliza Nutrición, Ejercicio, Reducción de Estrés (Relajarse), Sueño Restaurativo y Optimización de la función cerebral a través de múltiples ejercicios cognitivos. Su plan de nutrición difiere de ReCODE en que se trata de una dieta basada en plantas de alimentos integrales (veganas o vegetarianas). Sus resultados son sorprendentemente similares, así que cualquiera puede usar ReCODE, NEURO o una combinación de cada uno.

Dale Bredesen es un científico básico que trabajó en un laboratorio que estudiaba la biología de la enfermedad de Alzheimer durante más de 20 años. Como muchos, esperaba encontrar una única solución bioquímica para la enfermedad debilitante. En su libro, explica por qué eso no es posible. Tener la enfermedad de Alzheimer es como tener un techo con goteras con 36 agujeros. Reparar uno no resolverá el problema. Fortuitamente, su esposa es una médica familiar entrenada y practicando medicina funcional. Ella le dijo que la única solución para arreglar la enfermedad de Alzheimer es arreglar el estilo de vida. Resulta que ella tenía razón.

Una notable diferencia entre los libros del Dr. Bredesen y el Dr. Sherzai es los suplementos recomendados. El Dr. Bredesen recomienda más de 20 para la mayoría de las personas, algo que sería muy costoso. Su evaluación diagnóstica, que se llama cognoscopia, también sería costosa para las pruebas no cubiertas por la mayoría de los seguros de salud. Por el contrario, los Dres. Sherzai recomienda solo dos suplementos, aceite de pescado y vitamina B12, obteniendo el resto de sus vitaminas y minerales en los alimentos. El trabajo de diagnóstico es más simple y es más probable que esté cubierto por un seguro. Este contraste refleja la diferencia actual entre un enfoque integral de medicina funcional y un enfoque vegano de la salud adventista del séptimo día. Haga su elección o siga una combinación de los dos enfoques. Ambos protocolos eliminan azúcares tóxicos y alimentos procesados. Sugiero que considere una combinación de los dos enfoques hasta que se sepa más.

Uno de mis capítulos favoritos en The End of Alzheimer's es "Cómo darte Alzheimer: A Primer". Todo lo que necesita hacer es comer una dieta estadounidense estándar y vivir un estilo de vida frenético estadounidense estándar. ¡No es de extrañar que el 50% de nosotros tenga Alzheimer a los 85 años! No necesita ser así. La enfermedad de Alzheimer es muy rara en las comunidades más sanas de la tierra, que solo consumen alimentos locales reales y viven una vida de poco estrés con buen sueño y buenas relaciones familiares y comunitarias. Tal vida está siempre a nuestro alcance. Comienza a vivir de esta manera hoy. Nunca es demasiado tarde para cambiar.

Por Fin Entendemos El Sobrepeso y la Obesidad

Joseph E. Scherger, MD, MPH

 

Jason Fung, MD me enseñó a no comer.  Nunca me di cuenta de que podía omitir las comidas y tener una mayor claridad mental y mucha energía.

En su libro, el código de la obesidad (Greystone, 2016), Fung, un médico de la obesidad convertido nefrólogo, describe con la gran claridad y la ciencia sólida que la obesidad es una enfermedad hormonal.  La hormona central es la insulina.

En la escuela de medicina se nos enseña que la insulina es la hormona que permite que el azúcar ingrese a las células para obtener energía.  Los diabéticos tipo 1 pierden su capacidad para hacer insulina en el páncreas y morirán a menos que contengan insulina.  Curiosamente los diabéticos tipo 2, actualmente más del 90% de los que parecen diabetes, tienen una insulina excesiva y lo que se llama resistencia a la insulina, es que la insulina no funciona bien en bajar el azúcar en la sangre.

Lo que es más importante, como señala el Dr. Fung, la insulina es una hormona de almacenamiento de grasas.  Cuando tensionamos nuestro cuerpo con exceso de carbohidratos, la insulina vierte hacia fuera y "traba la puerta" para quemar la grasa. Cualquier exceso de carbohidratos que no quemamos por la energía se convierten en grasa a través de lipogénesis. La bioquímica actual es más complicada, pero el principio general como se afirma es cierto.  Cuando nos exponemos a una cantidad amplia diaria de carbohidratos, nuestro nivel de insulina esta alta diariamente y da como resultado resistencia a la insulina, sobrepeso o obesidad, diabetes tipo 2 e incluso presión arterial alta y colesterol alto.

Nuestros cuerpos no evolucionaron para comer carbohidratos como lo hacemos hoy, siendo más del 60% de nuestra ingesta diaria de alimentos en calorías.  Cuando comíamos los alimentos de la naturaleza, las hortalizas de raíz, frutas enteras, nueces, carne silvestre, huevos y peces, el nutriente dominante era la grasa seguida por la proteína y luego los carbohidratos, sólo alrededor del 15% de las calorías.  Esa es la dieta humana evolutiva y lo que comemos hoy con los alimentos procesados no es lo que nuestro cuerpo quiere y el exceso de insulina con su alto nivel de azúcar en la sangre son una respuesta de estrés que causa mala salud, incluso demencia.

La clave para reducir la grasa es conseguir que su nivel de insulina sea bajo.  La insulina de ayuno se considera ahora como una prueba de laboratorio importante que debe ser parte de cualquier chequeo rutinario.  El azúcar en la sangre en ayunas es correlaciona aproximadamente, pero la insulina en ayunas refleja más tiempo en el cuerpo que un punto de azúcar en la sangre.

El rango normal actual para la insulina de ayuna es tonto, siendo 2,5 a 26, una diferencia ferina.  Los rangos normales provienen de lo que el público actual tiene en su sangre.  Para bajar de peso, la insulina de ayuna debe estar por debajo de 10.  Sin esa dieta y el ejercicio es una pérdida de tiempo y esfuerzo.  Para evitar la demencia, la insulina en ayunas estará por debajo de 5 o 4,5 por el Dr. Dale Bredesen, autor del fin del Alzheimer (Penguin, 2017).

Cada vez que comemos, no importa lo que comemos, la insulina en la sangre sube.  Obviamente con carbohidratos sube más alto.  Fung señala que sólo nos hemos centrado en lo que comemos y no nos enfocamos en lo igual de importante cuando comemos.  No evolucionamos para comer tres comidas al día, e incluso snack entre.  Más natural en la historia de nuestra especie es comer 1-2 veces al día, y beber sólo agua en el medio.  

El ayuno ha sido parte de nuestra historia desde hace miles de años.  El judaísmo, el cristianismo y el Islam honran el ayuno, incluso por días a la vez.  Todos reportan claridad mental, inspiración y otros beneficios para la salud del ayuno.  Ayunar incluso sólo 12 horas o más en un día puede bajar los niveles de insulina.

Fung es el director fundador del programa intensivo de manejo dietético en la Universidad de Toronto. Allí utiliza el ayuno como modalidad básica y es exitoso en revertir la obesidad y la diabetes tipo 2.  Una variedad de programas de ayuno se utilizan dependiendo de la persona, de una parte del día a tan largo como tres semanas.  El registro registrado para un ayuno médicamente supervisado es de 382 días en un varón que pesa más de 400 libras.  Con ejercicio todo el músculo se preserva durante un ayuno.  Además del agua, se consumen minerales y electrolitos como en el caldo óseo.

Nuestro patrón de alimentación cultural de tres comidas al día es más psicológico que físico.  Creemos que tenemos hambre y necesitamos comer pero no lo hacemos.  Los carbohidratos conducen el hambre a través a través de las fluctuaciones de azúcar en la sangre, el ayuno es mucho más fácil con una dieta baja en carbohidratos.

He empezado a recomendar el ayuno intermitente a los pacientes y muchos han perdido peso donde fallaron en sólo una dieta baja en carbohidratos.  Lo hago yo mismo, eliminando bocadillos y saltando el almuerzo.  El método de comer dos comidas al día en el período de 1 8 horas, por ejemplo de 11 AM a 7 p.m. da 16 horas de ayunar diariamente y es muy eficaz bajar niveles de la insulina, azúcar de ayuno y grasa ardiente.  Permanecer hidratado con agua es de vital importancia durante un ayuno y ayuda a reprimir el hambre.

Gracias a Jason Fung, MD y otros tenemos una comprensión fisiológica mucho más clara del sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo 2.  El ayuno es una poderosa herramienta para agregar a cualquier programa de dieta para una mejor salud.

Asegúrese de que sus grasas son saludables

Con toda la atención en la dieta de carbohidratos muy baja, y la importancia de no consumir demasiada proteína (se convierte en azúcar cuando se supera la necesidad de su cuerpo) más atención se dirige a comer grasas saludables. Las nueces crudas, las semillas (enteras o molidas), el coco, el aguacate y los huevos llevan la lista de superalimentos grasosos. Aceites de los árboles como el olivo y el coco también son saludables junto con los aceites que no se encuentran comúnmente, como el aceite de semilla de uva. Comer estos alimentos crudos asegura que las grasas permanezcan sanas, ya sean saturadas o insaturadas.

Alto contenido de azúcar en la sangre es la sobrecarga de carbohidratos

El azúcar en la sangre es común. La mayoría de los estadounidenses lo tienen por ser un prediabetic o tener diabetes. Esto va junto con el sobrepeso u obesidad. Sus genes tienen algo que ver con el nivel de azúcar en la sangre en relación con su peso y edad, pero todos obtendrán azúcar en la sangre si consumen demasiados carbohidratos y desarrollan demasiada grasa corporal.

El ayuno intermitente - una gran manera de enderezar su metabolismo, bajar de peso, controlar el azúcar en la sangre y aumentar su alerta mental

Amazon vende más de 5000 libros sobre el ayuno, y muchos fueron escritos durante esta década! El ayuno ha explotado en popularidad, y por buenas razones. El ayuno es una cosa muy saludable que hacer.

Podemos vivir durante semanas, algunos de nosotros durante meses, sin comida si tenemos una ingesta de agua adecuada. El ayuno prolongado, de más de tres días, no debe ser aconsejado ya que causará un cierto desglose de su cuerpo que no sea la grasa. Ayuno intermitente hasta tres días puede ser una cosa muy saludable que hacer. Cuando ayunamos y bebemos agua, vivimos de nuestra grasa corporal.

VEGANO CONTRA VEGETARIANO CONTRA PALEO - ¿CUÁL ES LA DIETA MÁS SANA?

Para vivir debemos comer la vida. Toda nuestra comida debe provenir de seres vivos. No podemos vivir de comer piedras u otra materia inorgánica. Así que la pregunta es ¿qué seres vivos debemos comer para estar sanos? La respuesta a esta pregunta no es sólo médica, sino también personal y cultural. Desde una perspectiva médica pura, las dietas veganas, vegetarianas y paleo pueden ser muy saludables. La decisión es tuya.